Libro: EL APRENDIZAJE-SERVICIO TRANSFORMADOR. Pertinencia social de la universidad

Publicado: 3 March 2024 a las 11:43 pm

Categorías: Libros / Publicaciones

EL APRENDIZAJE-SERVICIO TRANSFORMADOR. Pertinencia social de la universidad

Autoras:

Dra. María Magdalena Sarraute Requesens

Dra. Alma Elisa Delgado Coellar

Dra. Christian Chávez López

Dra. Eska Elena Solano Menéses

ISBN: 978-607-30-8381-2

Páginas: 192

Precio: Open access

Fecha de edición: 2023

Cómo citar:
APACHICAGO y MLA )

Para descargar

Prólogo

Dra. Berta Paz Lourido

Presidenta de la Asociación de Aprendizaje-Servicio Universitario

Directora del European Observatory of Service-Learning in Higher Education

Existen libros que invitan a la reflexión, al disfrute de la palabra, a vivir retales de nuestro cotidiano en las voces escritas de otras personas, a la ensoñación de que un mundo mejor es posible. Existen también libros que encaminan a la acción con la convicción de una flecha, que imbuida de la tensión del arco se dirige a la redondez de su diana de forma irrefrenable. Y finalmente, hay libros que combinan todas las anteriores características. Este es el caso de EL APRENDIZAJE-SERVICIO TRANSFORMADOR Pertinencia Social de la Universidad.

Estamos ante un libro que es a la vez semilla y fruto: sugiere, apunta transformaciones posibles, y al tiempo las presenta conclusas en forma de ejemplos concretos a los cuales ancla el marco epistemológico previamente descrito. De esta manera, los distintos capítulos se van construyendo a modo traslacional, dando forma a un texto que casi podría leerse en ambos sentidos, pues vincula en cada párrafo la teoría y la práctica. Estas características formales hacen de él un referente por su frescura, su capacidad de sugerencia y paralelamente, de retrato histórico-social ubicado en contextos particulares que requieren análisis en profundidad. Esto en sí tiene mucho mérito.

Pero, además, hemos de analizar el momento en que aparece esta propuesta. En los albores del primer cuartil del cuartil del siglo XXI, hemos sido testigos de la creciente publicación de trabajos académico-científicos en los que el aprendizaje-servicio ha sido objeto de estudio. No todos, sin embargo, se sustentan en enfoques epistemológicos del sur, rompiendo en cada párrafo los mismos pilares en que se asienta el capitalismo salvaje, el colonialismo de la exclusión y el patriarcado de la diferencia injusta. Surge también, en el espacio de las contradicciones en la educación: entre los riesgos de la innovación y la seguridad de las fórmulas teóricamente infalibles; entre los ajustes presupuestarios y el desarrollo de dinámicas coparticipadas sustentadas en los recursos necesarios; entre la globalidad y las fronteras; entre las palabras institucionales y las acciones inequívocas; entre la visibilidad marmolea del ranking académico y científico, y las arenas movedizas del compromiso sostenido conjunto con las comunidades.

Reconozcámoslo. Es imposible leerlo sin reencontrarnos como docentes, sin reafirmar nuestra responsabilidad social desde la pasión y no desde la obligación materialista. El aprendizaje-servicio transformador tiene nombre y tiene apellido y con ello, nos recuerda que la verdadera transformación no incumbe únicamente el diseño pedagógico, la experiencia del aprendizaje o el impacto social, si no también, a los equipos docentes y a las instituciones en que se enmarcan las prácticas educativas. Estas micro, meso y macro transformaciones que también han de medirse desde enfoques metodológicos cualitativos, cuantitativos y mixtos, a fin de disponer de evidencias múltiples desde las cuales arrancar juicios de valor incardinados con acciones coherentes y consecuentes con los hallazgos.

Puesto que el aprendizaje-servicio es participación, es servicio, es aprendizaje y es reflexión, no se entiende su puesta en práctica sin considerar los marcos sistémicos complejos en los que el diseño pedagógico cristaliza, a fin de contribuir a modelos de desarrollo social más inclusivos y tolerantes, solidarios y no discriminatorios. Esta mirada desde la “transcomplejidad” supone un punto de partida para la tesis del libro y a la vez, de posicionamiento y reflexividad del equipo de autores. De nuevo, se brinda al lector otra flor en la primavera temprana de este libro.

Los proyectos de aprendizaje-servicio no son gotas de lluvia singulares. Son procesos también complejos en sí mismos que no se entienden aislados del compromiso, las dinámicas sociales, culturales y políticas, las perspectivas colectivas y la diversidad. Una diversidad que se construye con las pinceladas de la sensibilidad, la tolerancia, los valores, el respeto, la igualdad de oportunidades y los diferentes puntos de vista. El aprendizaje-servicio aparece vinculado al diálogo, la reciprocidad, a vínculos emocionales, a participación social activa, al análisis crítico, a experiencias de aprendizaje transformadoras, para que los y las estudiantes se conviertan en sujetos activos, productos y productores de su propia experiencia colectiva. El concepto de inclusión se aterriza en la pedagogía del aprendizaje-servicio bajo la fuerza gravitatoria de la sostenibilidad, la justicia social, las estructuras cognitivas, la reflexión, la mejora de la calidad de la educación y de la vida.

El aprendizaje-servicio aquí descrito es creador de alternativas posibles, de tiempos no lineales, de reencuentro con las raíces de la historia y la cultura, de la humanidad con mayúsculas. Supone un puzle donde encajan múltiples piezas, pero sólo es aprendizaje-servicio transformador cuando no quedan geometrías vacías y podemos observar la forma completa en su máximo potencial.  No caben fragmentos en el aprendizaje-servicio.

Este libro aleja el rigor de la exclusividad canónica y se abre a descubrimientos imprevistos de emociones, evaluaciones y significados emergentes. Posiciona el aprendizaje-servicio en el sentido de la diversidad de conocimientos, la expansión simbólica y las alternativas de vida digna, así como la profundización del canon democrático, la representación y la participación social. De esta manera, el aprendizaje-servicio se nos muestra encuadrado entre sus 4R fundamentales (reflexión, reciprocidad, relativismo y responsabilidad), fundamentos de un proceso pedagógico perenne.

Finalmente, el libro teje el aprendizaje-servicio en un sentido teórico más ecológico que monocultural, no oculta que la realidad social ha sido una confrontación constante entre estas dos ontologías y que el aprendizaje-servicio tiene suficiente plasticidad para acomodar estos diversos cambios en la praxis social. De nuevo, se abre una puerta a futuras investigaciones y propuestas novedosas con las que con certeza estos autores nos deleitarán en los años venideros.